martes, 13 de marzo de 2012

Anestesia y lactancia

Cuando das el pecho una preocupación que podemos tener al enfrentarnos a una intervención que requiera anestesia o sedación es si ésta es compatible con la lactancia. Una opción para estar segura al 100% de si el anestésico que se utiliza en tu caso es compatible con la lactancia es pedir que te digan exactamente la medicación que van a utilizar y consultar en la web e-lactancia, es un recurso que ha elaborado el servicio de pediatría del Hospital de Denia dónde podemos consultar la compatibilidad de cualquier medicamento, hierba  etc con la lactancia. En el caso de que no figure exactamente ese medicamento, puedes mandarles un correo electrónico con tu consulta.

De todos modos, en general podemos decir, que a priori ninguna anestesia va a afectar al bebé, por ejemplo:

- Anestesia local: Si tienes que ir al dentista o hacerte una pequeña intervención que requiere anestesia local, no hay problema, puedea amamantar justo después de la operación sin ningún problema. Hay mitos por ahí circulando de que los empastes son tóxicos y no debes hacértelos durante la lactancia. No tiene ninguna base, y lo único que conseguirías es acabar con la boca hecha polvo. Probablemente una infección con el chute de antibióticos que podría suponer sea peor para ti y para el bebé.

- Anestesia epidural: Me da hasta la risa cuándo me comentan que después de una intervención en la que se ha puesto anestesia epidural se ha recomendado no dar el pecho durante X horas. ¿Y las mujeres a las que se les pone anestesia epidural en el parto? En fin, es totalmente segura, no hay problema.

- Sedación y anestesia general: No hay problema para amamantar después de una sedación o de una anestesia general (si estás despierta es que tu cuerpo ya ha eliminado gran parte de la anestesia), no hay estudios que relacionen éstas tomas con algún problema en el lactante. Si la intervención se preveé larga, puedes dar el pecho justo antes de entrar a quirófano, y dejar leche extraida para que se la puedan dar durante la misma. De todos modos, sería conveniente advertir que estas amamantando para que lo tengan en cuenta para cualquier medicación que te vayan a administrar, o para que utilicen un desinfectante alternativo al yodo (en niños muy pequeños la exposición a éste desinfectante puede bloquear su tiroides y provocar un hipotiroidismo transitorio).

 Ten en cuenta también que si estás dando el pecho a tu bebé (en algunos casos incluso aunque esté con biberón) puedes pedir que ingrese contigo de forma que no haya interrupción en la lactancia. Cuándo ingresé por el absceso, Emma estuvo conmigo durante todo el ingreso, y pudiencdo hacer las tomas nocturnas sin problemas. Además, siendo tan pequeña le hubiera costado mucho estar tantas horas separada de mi. (Y entre nosotros... a mi también).


3 comentarios: