miércoles, 17 de abril de 2013

D-MER: Reflejo de eyección de la leche disfórico

Hoy quiero hablaros de el D-MER o reflejo de eyección de la leche disfórico. Cuando el D-MER aparece la madre siente  justo al inicio de la subida de la leche, de forma abrupta un profundo sentimiento negativo (ansiedad, tristeza o incluso ira) que dura entre 30 segundos y dos minutos (hay diferencias entre las madres).  El D-MER  se da aproximadamente en un 10% de las madres que dan el pecho, sin embargo es un síndrome que se ha descubierto recientemente, sobre el cual apenas hay estudios ni información.

Imagino cómo será tener ese tipo de sentimientos  en todas las tomas sin entender por qué  ocurre y pienso que debe de ser muy complicado, precisamente por este motivo escribo esta entrada. Si puedo llegar a alguna madre que sufre o ha sufrido esto y no sabía por qué espero arrojar un poco de luz.

El D-MER es un síndrome puramente fisiológico, no tiene que ver con la depresión post parto, o con otro tipo de alteraciones del estado del ánimo, aunque en muchas ocasiones se confunda. El mecanismo es el siguiente: para que se produzca la eyección de la leche es necesario que suban los niveles de prolactina. La dopamina es un inhibidor de la prolactuina, por este motivo, es necesario que bajen los niveles de dopamina  para que se haya una subida de la leche. Este descenso de la dopamina no genera emociones negativas en la madre normalmente, sin embargo en el caso del D-MER sí hay alteración emocional. La hipótesis es que esta bajada de dopamina es demasiado fuerte o demasiado rápida.

Precisamente porque es un mecanismo fisiológico asociado a la subida de la leche el que desencadena estos sentimientos, no sólo se van a dar en el momento en el que se da el pecho al bebé, sino que puede ocurrir en cualquier momento en el que haya una subida de la leche: Cuándo escuchas a un bebé llorar, cuándo piensas en tu pequeño, cuándo te extraes leche... No tiene por qué ocurrir en todas las lactancias, hay casos en los que ha habido lactancias previas o posteriores sin ningún problema. Es inevitable tratar de controlar esas emociones negativas, un ejemplo que podemos ver en este artículo es el siguiente: Golpea tu rodilla, puedes ver cómo por reflejo tu pierna se mueve. Ahora concéntrate todo lo posible, di a ti misma que no vas a moverte. Vuelve a golpear tu rodilla, por mucho que lo intentes la pierna se va a mover. No sirven pensamientos positivos antes de dar el pecho u otros consejos que puedan darte si no conocen realmente cual es el problema, porque fracasarán y eso puede hacerte sentir aún peor. Como he dicho antes es puramente fisiológico y limitado en el tiempo, una vez que pasen esos primeros segundos los sentimientos negativos se habrán ido. Pero si la madre sabe por qué tiene esos sentimientos eliminaremos las culpas, la vergüenza, el agobio de tener estos sentimientos precisamente cuando amamantas a tu hijo, y ese ya es un gran paso.


Hay tres tipos de D-MER en función de la intensidad de los síntomas y su duración:
Leve: Normalmente remite de forma espontánea antes de los primeros tres meses de lactancia, los síntomas asociados son tristeza, melancolía, temor, desesperanza, sensación de vacío en el estómago. La madre en la mayoría de las ocasiones no suele buscar o encontrar ayuda.
Moderada: Remite de forma espontánea entre los 6 y los 12 meses. A los síntomas anteriores se añade la ansiedad, irritabilidad.
Grave: No remite de forma espontánea, en este caso el único tratamiento eficaz puede ser el médico. A la tristeza y la ansiedad se le une la emoción de la ira.


Respecto a soluciones, el mero hecho de saber qué es lo que está pasando o incluso poder contactar con otras madres que estén o hayan pasado por la misma situación puede suponer un gran cambio. En algunos casos como hemos visto remite espontáneamente pero en casos más severos se puede valorar  con el médico tomar bupropión que es un inhibidor de la recaptación de la dopamina compatible con la lactancia y que ayuda a regular este descenso de la dopamina, aunque aún no hay estudios que indiquen que esta mediación sea eficaz en todos los casos. La autora de la Web D-MER.org también menciona que el uso de la planta Rhodiola rosea ha ayudado a aliviar sus síntomas, de nuevo carecemos de estudios y en este caso en e-lactancia no hay información sobre si esta hierba supone o no riesgo para la lactancia. 


Un relato que me ha parecido muy descriptivo es el que hace una madre que cuenta que la sensación que le produce el D-MER es parecida a la que describe J.K Rowling en su famosa saga Harry Potter durante el ataque de un dementor "Cuando alguien recibe un beso de dementor, pierde su alma, el vacio se apodera de el; vivir pero caminar muerto en vida, esa es la sensación." Es muy duro asociar estos sentimientos a la lactancia, y si encima no sabes por qué te ocurre es aún peor por eso es tan importante la difusión.


- Os recomiendo leer este estupendo artículo sobre el D-MER en la web de Crianza Natural
-  D-MER: What is it?
- "Dysphoric milk ejection reflex, a case report" de Alia M Heise1 and Diane Wiessinger también es muy interesante.
- La web: http://d-mer.org tiene muchísima información, aunque en este momento no está activa espero que pronto vuelva a estarlo.

Y para terminar os dejo el enlace a un vídeo en el que se da información básica sobre el D-MER y además Alia M Heise autora de la web anterior y los artículos explica su experiencia.


8 comentarios:

  1. Qué interesante. No había oído hablar de ello nunca. Me queda tanto por aprender...Gracias por compartirlo.
    Un beso.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No es un síndrome muy conocido, además en muchas ocasiones o se confunde con la depresión postparto o la mamá no cuenta nada porque le da apuro decir que tiene esos sentimientos al amamantar al bebé. Imagino que supondrá el fracaso de muchas lactancias :(

      Eliminar
  2. Que interesante, lo desconocía por completo. E imagino que será algo difícil cuando le pasa a una madre si no sabe a que se refiere así que muy útil el post. Un besazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro de que te haya gustado, espero que pueda resultar de ayuda si alguna madre pasa o ha pasado por esto. Un abrazo guapa!

      Eliminar
  3. Como siempre, me encantan tus entradas y esta más! Estoy segura que x esto fracasan Muchas lactancias...
    Cuánta desinformación tenmos las madres!
    Felicidades!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias! Me alegro de que te parezca interesante. Precisamente mi objetivo a la hora de escribir este blog es compartis las cosas que voy aprendiendo día a día con mi pequeña, y sobre el mundo de la maternidad, así que feliz con tu comentario :D

      Eliminar
  4. me paso desde la primera bajada de leche y semanas siguientes, no en todas las tomas..y ahora a 2meses de haber dado a luz, casi ha desaparecido..Pero fue duro para mi y consulte sin exito..siemprr mantuve una actitud positiva y con oraciones al cabo de un ratito se iba el sentir..ahora se q era algo q no podia manejar..y hasta q recurri a la web y encontre esta entrada puedo encontrarle una clarw explicacion, Gracias!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enhorabuena por tu lactancia Silvia, es genial ver ese optimismo que te ha permitido continuar con tu lactancia a pesar de una traba tan grande como la que has tenid me alegro mucho de que lo hayas sabido sobrellevar y que ahora esté tan reducido, qué bueno haberte podido darluz al respecto. Un abrazo muy gordo! Espero que puedas seguir disfrutando de tuelactancia y tu pequeño

      Eliminar